spot_img
27.9 C
Punta Cana
lunes 28 noviembre 2022

HOMEColumnistasJairo Mateo Candelier¿Cómo va la República Dominicana en turismo accesible?

¿Cómo va la República Dominicana en turismo accesible?

Las personas con discapacidad y movilidad reducida tienen el derecho a disfrutar de nuestras playas, paisajes, gastronomía, y todo lo que República Dominicana tiene que ofrecer.

Jairo Mateo Candelier
Jairo Mateo Candelier
Periodista, comunicador, especialista en marketing digital, con experiencia en ventas, branding, producción multimedia, investigación, copywriting, SEO. Apasionado por el turismo y creador de contenidos para YouTube en Dominican Travel Pro

SOSTENIBILIDAD

El turismo accesible representa una gran oportunidad de negocio para República Dominicana, siendo este el país que lideró la recuperación del turismo a nivel internacional en los últimos dos años.

Esta forma de turismo implica un proceso de colaboración multisectorial que permite a las personas con necesidades especiales de acceso en distintas dimensiones, entre ellas las de movilidad, visión, audición y cognición, funcionar independientemente, con igualdad y dignidad, gracias a una oferta de productos, servicios y entornos de turismo diseñados de manera universal.

De lo que se trata es que la cadena de valor turística, incluídos los cruceros, hoteles, excursiones, playas, tours, entre otros, estén disponibles para aquellos con alguna discapacidad o movilidad reducida.

Eliminar o reducir al mínimo las barreras físicas y mentales para expandir nuestra oferta y hacerla accesible supone un compromiso público-privado para la adecuación de la infraestructura y el capital humano.

Actualmente más de 1,000 millones de personas en el mundo tienen alguna discapacidad, equivalente a 1 de cada 7 personas. Los adultos mayores entran en este colectivo y se estima que para el 2050 unas 1,600 millones de personas tendrán más de 65 años de edad, de las que el 11.5% durará al menos 8 años con algún tipo de discapacidad o movilidad reducida.

El turismo accesible busca reducir al mínimo o eliminar las barreras más frecuentes que enfrenta este público, entre ellas:

– Barreras físicas (infraestructura)

– Barreras de comunicación (entre el proveedor de servicios y el turista)

– Barreras actitudinales (personal no calificado o poco interesado en proveer atención)

– Barreras tecnológicas (información u oferta de accesibilidad no disponible o difícil de encontrar)

De estas, las barreras actitudinales es más frecuente que el resto de las barreras en todos los sectores turísticos.

La realidad es que cientos de miles de personas con alguna discapacidad desean viajar y tienen el poder adquisitivo para hacerlo, pero necesitan fácil acceso para lograr sus objetivos.

Uno de los aspectos más importantes es que son personas que no viajan solas, lo que incrementa la demanda de servicios pues pueden ser acompaños por dos o más familiares. Al igual que cualquiera, este turista no viene a dormir, viene a disfrutar de los atractivos que ofrece el destino.

Desarrollar a nuestro país como destino accesible requiere de un concierto de actores que trabajen de la mano y tengan una visión conjunta del mismo. Los arquitectos, intérpretes, las empresas de transporte y choferes, los hoteles, resorts, cruceros, y todo el staff de la cadena de valor es un solo cuerpo que debe ser instruído y capacitado para atender a este gran segmento del mercado turístico.

Asimismo, la oferta presentada a través de las páginas web, aplicaciones, y redes sociales también debe adaptarse y responder a este tipo de turista. En otras palabras, el marketing accesible de la mano de condiciones generales de accesiblidad representa la mejor combinación para entusiasmarlos y atraerlos.

¿Cómo va República Dominicana en turismo accesible?

Santo Domingo fue sede en esta semana de la V Cumbre Iberoamericana de Turismo Accesible, la cual tuvo como objetivo la promoción de un turismo más sostenible y el impulso de un cambio social hacia la inclusión de las instalaciones hoteleras y turísticas.

Esta significativa cumbre celebrada en el emblemático Hotel Sheraton contó con el apoyo de más de una docena de instituciones públicas y privadas, locales y extranjeras, lo que evidenció el gran interés en que todas las personas con discapacidad y movilidad reducida puedan obtener servicios y productos turísticos en igualdad de condiciones.

Asimismo, demostró el compromiso compartido con la accesibilidad y la inclusión de nuestra industria turística, a la vez que abre oportunidades de desarrollo de nuevos nichos de mercado.

Es válido resaltar que el viaje, ya sea para una persona con alguna discapacidad o no, empieza desde el deseo mismo de viajar y a la par con la búsqueda de información del destino y lo que este ofrece. Por tanto, es imprescindible presentar la información de manera correcta y promocionarnos como destino de turismo accesible.

Por supuesto, esto tiene que ir de la mano con la realidad en el terreno. En Santo Domingo, Samaná, Puerto Plata y Santiago se ha logrado avanzar con importantes inversiones de infraestructura accesible y se estima que en dos años todos los resorts de nuestro principal destino turístico, Punta Cana, serán accesibles. Otro destino que se ha interesado en el turismo accesible es La Romana-Bayahíbe, ya que desde la asociación que agrupa a sus hoteleros se han firmado convenios con instituciones públicas para implementar programas de capacitación del personal y adecuación de su infraestructura.

Los aeropuertos han demostrado un gran avance en este sentido. Hace unos años surgieron iniciativas en los aeropuertos internacionales de Las Américas, (AILA) y Punta Cana (PUJ), para facilitar el desplazamiento de viajeros con necesidades de accesibilidad.

En PUJ se habilitaron las 23 puertas de embarque con el objetivo de facilitar el acceso a personas con movilidad reducida y garantizarles un mayor nivel de autonomía y el disfrute de sus derechos universales como usuarios del transporte aéreo.

En tanto que en el AILA se implementaron una serie de acciones que abarcan desde instalación de señalización podotáctil en puntos críticos como escaleras y ascensores, sillas de apoyo isquiáticos en el área de Aduanas, además de parqueos preferenciales debidamente señalizados.

En estas instalaciones también es notoria la presencia de sillas de ruedas, rampas, estacionamientos, carros eléctricos, y de personal identificado para atender a las personas con discapacidad o movilidad reducida.

A corto plazo el ministerio de Turismo hará una licitación para contratar a una empresa internacional de prestigio para auditar y desarrollar de manera conjunta una estrategia nacional de turismo accesible. También, ya las conversaciones están avanzadas para la creación de un consejo entre el sector público y privado.

La implementación de políticas e iniciativas que logren reducir al mínimo las fricciones y las barreras de acceso, tienen un impacto directo en el desarrollo del turismo de salud.

Este tipo de turista necesita la todas las condiciones favorables que ofrece un destino accesible para hacer un viaje más cómodo puesto que su movilidad se ve ampliamente reducida. Decenas de miles de turistas de salud vienen a nuestro país para servicios de cirugía plástica, ortopedia, y oftalmología, que suponen un cuidado y atención especial en todos los puntos de comunicación a la hora de regresar a sus destinos.

Es por esto que considero que el futuro consejo de turismo accesible y su estrategia debe incluir al turismo de salud como uno de sus ejes de atención, por la relevancia económica y demográfica que representa. De hecho, las grandes inversiones de turismo médico en Santo Domingo, Punta Cana, y Santiago toman en cuenta a este nicho en sus diseños arquitectónicos.

En la capital está en ejecución el Programa Integral de Desarrollo Turístico y Urbano de la Ciudad Colonial, una iniciativa del Ministerio de Turismo que cuenta con el apoyo de la Alcaldía de Santo Domingo.

Este programa busca mejorar la oferta de turismo cultural con la apropiada habilitación de los museos y lugares históricos, la optimización de las condiciones de habitabilidad de los residentes, el desarrollo de las economías locales, y el fortalecimiento de la gestión turística y cultural urbana.

Otro aspecto a resaltar es el avance de nuestro país en el programa internacional de reconocimiento de playas y marinas Bandera Azul, en el que actualmente tenemos certificadas 24 playas en 4 provincias.

Este programa certifica a los segmentos que cumplen con altos estándares de calidad y que crean las condiciones necesarias para desarrollar un manejo sostenible e integral de las playas.

Entre las prerrogativas del programa está en contar con espacios y políticas que permitan a las personas con discapacidad poder disfrutar de ambientes accesibles, mediante el uso de sillas anfibias, rampas de acceso, baños adaptados, personal capacitado y áreas reservadas. Este trabajo lo lidera el Consejo Nacional de la Discapacidad (CONADIS) y se refuerza con la disponibilidad de un curso online de turismo accesible en su página web, dirigido al personal que trabaja en entornos turísticos.

El turismo accesible es una gran oportunidad de negocio para República Dominicana ya que un 17% de los adultos de 21 a 64 años en Estados Unidos tiene alguna discapacidad, un porcentaje que aumenta al 50% en aquellos que sobrepasan los 65 años. Canadá, nuestro segundo país emisor de turistas, tiene números similares y cuenta con 6 millones de personas con discapacidad. La edad media es 37 y 41 años, respectivamente.

De lo que se trata es de brindarle a estas personas las mismas oportunidades y el mismo servicio de primera que reciben los que no presentan discapacidad. Ellos también tienen el derecho a disfrutar de nuestras playas, paisajes, gastronomía, y todo lo que República Dominicana tiene que ofrecer.

Estos factores antes expuestos deben servir de motivación para que las empresas de servicios y actividades incluyan opciones accesibles, como por ejemplo la que actualmente ofrece la Isla Saona, en donde se pueden encontrar excursiones ideadas para personas de este segmento de mercado.

En vista de los esfuerzos que se están haciendo en la zona colonial, el desarrollo de infraestructuras accesibles desde su origen, la creación de una estrategia público-privada a partir de la contratación de una firma internacional, y la estimación de que en dos años todos los hoteles formalizados de la República Dominicana deberán tener accesibilidad e inclusión para aquellas personas con algún tipo de discapacidad, no me cabe duda de que nuestro país será el lider en turismo accesible en la región.

Lo que he percibido es que la visión es de crear destinos accesibles para beneficio de los turistas y los dominicanos. Falta mucho camino por recorrer y lo más importante es que los principales actores del sector turístico están trabajando para colocarnos a la vanguardia en la región.

El turismo accesible es una oportunidad para crear un valor diferenciado de nuestra oferta turística y vamos por buen camino.

NOS INTERESA TU OPINIÓN, DÉJANOS TU COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí
Captcha verification failed!
La puntuación de usuario de captcha falló. ¡por favor contáctenos!



OFERTAS RECURSOS HUMANOS