Luis Abinader se colocó como el nuevo presidente de República Dominicana, liderando el recuento con un 53.11 % de los sufragios, frente al 37.10 % del oficialista Gonzalo Castillo, según los datos oficiales más recientes de la Junta Central Electoral.
Este es un cambio que el pueblo dominicano entendió necesario y es una ráfaga de aire fresco no sólo en el ámbito económico en general, sino también para el importante renglón de la economía como lo es el turismo.
Esta nueva etapa para el país es un gran reto para Abinader, ya que el turismo es uno de los sectores más golpeados por la actual crisis causada por el covid-19, con miles de habitaciones cerradas, empresas en estado de alarma y ciento de miles de colaboradores esperando una reapertura, que, según expertos, no se darán hasta la llegada de la temporada de invierno.
Los grandes reveses que sufrió el sector en el último año, con la mala campaña en Estados Unidos en 2019 y ahora sumada la crisis por el covid, demostró que el turismo necesita también un cambio en sus autoridades gubernamentales, con un Ministerio de Turismo mucho más ágil, con funcionarios mucho más comprometidos con el sector, y lo más importante, que entienda las necesidades y la inmediatez con la que se debe actuar en casos de grandes crisis.
Si bien el país en su totalidad necesitará toda la atención que la situación actual postcovid provoca en la económica nacional, es el turismo donde el elegido Presidente deberá enfocar su atención, pues es el sector que más rápido podrá reactivar la economía de innumerables sectores productivos y el que posibilite el ingreso inmediato de divisas, que el país tanto necesita para equilibrar la balanza comercial.
Para el turismo Luis Abinader presentó en su momento una serie de propuestas que se basaban en nuevos modelos de gestión, entre los que destaca una las alianzas público-privada que posibilitará conseguir un mayor éxito de las futuras inversiones en el sector.
Abinader además implementaría un plan para diversificar la oferta turística actual de sol y playa, al sumar muchas más zonas de explotación en puntos de interés de todo el país, que generarían más de 10 mil millones de dólares anuales gracias a la dinamización de la economías locales.
También espera contribuir y generar confianza en los inversionistas internacionales, con leyes claras y transparentes, que posibiliten nuevas inversiones en infraestructura turística, parques temáticos y la construcción de unas 25 mil nuevas habitaciones hoteleras que generarán unos 100 mil puestos laborales en un período de 4 años, asegura.
En su etapa de candidato, Luis Abinader además se rodeó de gente idónea en los diferentes temas de la economía nacional, pero es en turismo donde sumó uno de los mejores equipos para su gestión y este gabinete tiene como coordinador y cabeza visible al destacado experto y economista Joel Santos, quien cuenta una extensa carrera en el ámbito turístico, colaborando con las más importantes empresas del sector desde la presidencia de la poderosa ASONAHORES, lo que le permite perfilarse firmemente para llevar las riendas del Ministerio de Turismo dominicano, no sólo por conocer al sector y su vasta experiencia, sino por su acertada visión de futuro.

Marcelo Ballester

Comunicador, periodista y escritor. Formo parte del ámbito turístico desde los años 90, viendo crecer al destino Punta Cana-Bávaro de forma ininterrumpida. Esto me permitió involucrarme en el sector turismo y empresarial como ningún otro periodista. Desde el lanzamiento de Punta Cana Bavaro Online en 2004 hasta la fecha informando de todo el acontecer del destino y el país con una mirada objetiva e independiente.

No hay comentarios