La activa vida social a la que estabamos acostumbrados en la zona turistica de Bavaro – Punta Cana, previa a la implementación de la cuarentena debido a la propagación de la pandemia Covid-19 por parte del gobierno, pareciera estar regresando «tímidamente».

En semanas anteriores la población del distrito turistico, otrora pujante y con plena actividad en los dos primeros meses del año, respetaba las reglamentaciones de la cuarentena impuestas para todo el país. Las mismas imponía a permanecer a toda la población, dentro de sus hogares con permiso para salidas, exclusivamente para la adquisición de elementos de primera necesidad como alimentos y productos sanitarios. También se permitía a los establecimientos de venta de comidas como restaurantes trabajar exclusivamente vía delivery o para llevar, cumpliendo el horario que no supere al periodo de toque de queda impuesto también por el gobierno, a modo de control de la expansión de la pandemia, de 5 de la tarde a 6 de la mañana. El resto de establecimientos debió cerrar sus puertas sin mucha opción a reclamar, por la merma de la actividad económica a la que nos vimos obligados.

Estas medidas aún siguen vigentes, por lo menos hasta el próximo 17 de mayo y se espera que la población la respete, pero esto parece estar cambiando en los ultimos días. La circulación de visitantes que han llegado desde la capital o desde otros puntos del pais se ha incrementado notablemente, disgustando sobremanera a quienes residen en el polo turístico, hoy casi desolado de turismo extranjero.

Los visitantes son aquellos que desconocemos si vienen infectados de Covid-19, con solo verificar las estadisticas de contagios de la capital Santo Domingo, es probable. Son esos mismos que no se les permitió la circulación por carreteras durante el período de Semana Santa pasado, pero que aprovecharon el levantamiento de la restricción de los los peajes y han decidido movilizarse, aún sabiendo que no está permitido. Aducen que escapan del humo que cubre la capital, pero eso no les impide ser respetuosos del sitio a donde se dirigen y respetar las imposiciones gubernamentales.

Desconocemos si las autoridades están «distraídas» o el permiso de libre circulación es para toda la población. Sería interesante conocer las nuevas implementaciones, si es que se han modificado, o existen privilegiados que tienen inmunidad para irrespetar las reglamentaciones impuestas para todos.

Alzaron la voz vivamente en contra de todo un pueblo, ante el caso de Puerto Plata, donde parte de la población se volcó a las calles el fin de semana pasado. Esos mismos que «crucificaron» a los puertoplateños por su accionar, seguramente son los mismos que ahora están circulando alegremente por nuestro polo turistico, burlándose de toda reglamentación existente.

Este accionar conduce a que algunos residentes del distrito, crean también tener permiso para salir de sus viviendas a hacer actividades con familiares o amigos, desplazarse hacia playas o piscinas, al justificarse con que cumplen el distancimiento social. Lo que no entienden es que si la totalidad de los residentes decidieran salir también, ya no existiría tal distanciamiento.

Quien cumple el aislamiento obligatorio, deplora la permisividad de las autoridades, que hacen la vista gorda hacia estos visitantes, y también a los residentes desobedientes, que no hacen más que provocar a los que permanecen encerrados en sus casas.

Una vez sea levantada la cuarentena, los residentes de Bávaro – Punta Cana, estaremos en la mejor disposición para recibirlos, pero ahora no son bienvenidos.

Betina Rey – Directora Punta Cana Bavaro Online
Imagen: Raul Asencio. Listin Diario.

Profesional en áreas de comunicación, mercadeo y turismo. Con más de 20 años de proyección en el área de Punta Cana, fui pionera en la creación y el desarrollo de nuestro grupo de medios, siempre comprometida con la calidad y eficiencia.

No hay comentarios