La Dirección Distrital Veron – Punta Cana, con Manolo Ramirez a la cabeza, se encuentra por estos días en un dilema existencial de cara a los votantes y a sus próximos años de mandato. No es un secreto las peleas internas que vive esta institución desde el inicio del mandato, también los tira y afloja con el municipio cabecera Higuey, donde no quieren entregar una caja de recaudación que los mantuvo recibiendo recursos desde hace años.

Grupos de empresarios inmobiliarios y hoteleros se quejan del mal manejo de los gravámenes que estos abonan por el uso de tierra para nuevos proyectos, además de lo engorroso que resulta pagar un solo impuesto municipal en dos lugares distintos y siempre con problemas de falta de comunicación entre las dos cajas recaudadoras, ya que muchos han pagado y nunca han recibido sus recibos tanto de un lado como del otro, recibiendo además demandas absurdas por ambos cabildos.

Se ve además una falta de inversión total en todo lo que tiene que ver con la infraestructura del destino, los problemas de la recogida de residuos y vertederos improvisados continúan afectando nuestro medioambiente, no se ve por ningún lado la mano de la Dirección Municipal, con calles descuidadas, carteles irregulares, negocios mal habilitados y todo clase de falta de mantenimiento en plazas, canchas y aceras construidas por la pasada dirección.

Esta gestión, que ya va por su segundo año de mandato, encontró algunas cajas de recaudación lograda por el trabajo y la lucha del pasado Director Distrital. La mitad de todo lo recaudado, incluyendo el 3 % que paga CEPM, el uso de espacios de las empresas de cartelería, la instalación de bombas de combustibles, impuestos por nuevos proyectos y habitaciones hoteleras, y el monto fijo desembolsado por el gobierno central entre otros ingresos, deberían ser suficientes para por lo menos ver algo de nueva infraestructura, mantenimiento, recogida de residuos y muchos otros problemas que nos aquejan desde hace años, y que no se ve una solución a corto o a largo plazo.

Por lo que vemos el entusiasmo inicial, tanto del sector empresario como de los munícipes, para con el Director Distrital se va diluyendo y con el pasar del tiempo, se vislumbra que todo lo prometido se quedó en eso, “solo promesas”. Provocando una profunda decepción de todos los que confiaron en el y regresando a la vieja política que Ramirez tanto criticaba, convirtiéndose de apoco en su método de trabajo, sólo para su permanencia en el poder.

Marcelo Ballester

Comunicador, periodista y escritor. Formo parte del ámbito turístico desde los años 90, viendo crecer al destino Punta Cana-Bávaro de forma ininterrumpida. Esto me permitió involucrarme en el sector turismo y empresarial como ningún otro periodista. Desde el lanzamiento de Punta Cana Bavaro Online en 2004 hasta la fecha informando de todo el acontecer del destino y el país con una mirada objetiva e independiente.

No hay comentarios