En Nueva York los alquileres por menos de un mes en unidades multifamiliares están prohibidos desde 2010, pero hasta ahora las autoridades tienen muy complicado aplicar esa restricción

Nueva York, EE.UU.- Los hoteleros dela ciudad de Nueva York se anotaron una a favor ya que Airbnb acaba de recibir otro duro golpe en Estados Unidos. En el país donde Uber, su par de los “taxis informales”, parece instalado con pocas restricciones y escasa resistencia de transportistas tradicionales, la plataforma de alquileres para turistas empieza a tener cada vez más obstáculos.

Ahora, nada menos que Nueva York fijó multas de hasta 7.500 dólares a los propietarios que ofrezcan alojamiento en edificios multifamiliares por menos de 30 días, una prácitca que en ese Estado es ilegal y que constituye la base del negocio de una de las compañías más exitosas de la web en los últimos años.

Poco tiempo después de que en Miami empezaran a sancionar a los que ofrecen sus inmuebles a turistas por la web, las restricciones llegaron con fuerza a la Gran Manzana, un destino fundamentalpara el negocio de los alquileres on line. Sólo en Manhatan, Airbnb registró durante agosto 45.000 ofertas, a las que se suman otras 13.000 en el resto del territorio neoyorquino.

El portal ofrece en todo el mundo casas, departamentos y hasta habitaciones en viviendas compartidas por períodos cortos, que suelen en arrancar en los tres días. A través de la plataforma, los usuarios ven fotos de la propiedad, chequean su ubicación y consultan las opiniones que dejan los turistas que ya se alojaron en cada lugar. Además, tienen contacto directo con los propietarios. El pago, con tarjeta de crédito, se le acredita al dueño del inmueble recién 24 horas después de llegar al sitio elegido, lo cual permite, ante cualquier incumplimiento, deshacer la operación y salvar el dinero.

El sistema se convirtió en un éxito, en especial entre los turistas no tradicionales, que valoran pasar sus días de viaje en una vivienda que les permite sentirse locales. Además, las tarifas resultan sensiblemente más bajas que en los hoteles tradicionales, lo cual poco a poco empezó a atraer a un público más amplio.

La rápida repercusión que tuvo Airbnb alertó enseguida a los hoteleros, que salieron abiertamente al cruce de esta nueva modalidad. No es para menos: el año pasado la cámara que los agrupa en Nueva York le puso números a la disputa al difundir un informe donde se determinaba que entre septiembre de 2014 y agosto de 2015, el sector había perdido más de 2.100 millones de dólares por las operaciones de su nuevo competidor. El portal, evidentemente, es para las grandes cadenas bastante más que una molestia. Sus responsables lo saben. Por eso salieron a decir que la nueva ley está hecha a la medida de los hoteleros. Y no se rinden: darán pelea en los tribunales neoyorquinos.

Punta Cana Bavaro Online

Comunicador, periodista y escritor. Formo parte del ámbito turístico desde los años 90, viendo crecer al destino Punta Cana-Bávaro de forma ininterrumpida. Esto me permitió involucrarme en el sector turismo y empresarial como ningún otro periodista. Desde el lanzamiento de Punta Cana Bavaro Online en 2004 hasta la fecha informando de todo el acontecer del destino y el país con una mirada objetiva e independiente.

No hay comentarios