EDITORIAL ¡María, no nos doblegó!

2
1060

Pasado el huracán María, pudimos asomarnos a la realidad de cada uno. Algunos encontramos un panorama mas benévolo que muchos otros, seguramente.

Pero el impacto peor es el de los que quieren vernos caídos. Creo que muchos esperaban que quedemos derribados, pero lamento tener que darles nuestra versión de los hechos. Punta Cana está más de pié que nunca.

Hoy por hoy, las redes tienen sus pro y sus contra. Ayudan a estar más informados, pero están los que las usan como escudos anónimos para dañar. A esos que pasado el fenómeno, se dedicaron, quizás de aburridos, a mostrar las pocas estructuras caídas, les digo que sí, son pocas y de poca consideración.

Para quienes vivimos y conocemos la zona, sabemos que estas pocas estructuras comerciales dañadas son de características endebles y precarias. Construidas con materiales de dudable calidad y en sitios vulnerables, como los cercanos al mar, cuando saben que no está permitido.

Lo que indigna verdaderamente es el morbo y la falta de cariño a esta zona que les da trabajo. Desconocen, quizás por ignorancia, que si realmente María nos hubiera afectado, como a Puerto Rico o cualquiera de las pequeñas islas de las Antillas, hoy, estaríamos llorando por la desaceleración de la economía por lo menos medio año y con viento a favor.

A los que se regodean con las imágenes y las difunden pretendiendo hacerlas virales, ¿no saben que la mayor fuente de ingreso es el turismo y sin el turismo, Punta Cana, y el país estaríamos seriamente heridos?. A todos los que hace años llegaron a buscar suerte en la próspera zona Este, ¿entienden que deberían regresar a sus sitios originarios a su propia suerte?

Lo que llama la atención es que no muestran a las fuertes estructuras que sí resistieron estoicamente el paso de este fenómeno, como las hoteleras, donde resguardaron a los turistas y que gracias a este binomio hoteles-turistas serán quienes seguirán manteniendo en gran medida, la estructura económica de este destino. Ah, pero claro, parece que eso no sería tan redituable de difundir.

Los medios extranjeros son un punto aparte, ya que desde Irma, están queriendo vernos caídos con sus sensacionalismos exagerados, tras un puñado de “likes” o de entradas a sus páginas. Estos comunicadores que por desconocimiento o por llevarse de los mismos que muestran el daño, publican estas noticias malintencionadas y especulativas, sabiendo que una primicia tapa a otra sin cesar, ¿no saben, (¿o sí?) el daño que pueden ocasionarnos con sus versiones tremendistas y sin un real fundamento?

Para quienes aún no están al tanto de la verdadera situación del área, los postes de electricidad derribados, están siendo reparados en tiempo y forma, a medida que el clima lo permite, por la compañía de electricidad, y los árboles caídos, sabemos de sobra lo fecundo de este suelo, donde solo con un poco de humedad, reverdecerá en pocos meses, sin ninguna duda. Esta es la realidad, ninguna otra.

Por eso desde nuestros medios expresamos nuestro repudio a quienes pretenden mostrarnos como doblegados. Punta Cana está más fuerte que nunca, por más que quieran ver lo contrario, tenemos raíces fuertes y continuamos trabajando para seguir siendo el destino más productivo del país y del Caribe.

Betina Rey

2 Comentarios