El paso del poderoso Huracán Irma por territorio dominicano la noche del miércoles, por suerte mucho más al norte de lo previsto inicialmente, demostró que en algunos temas vamos mejorando con el pasar de los años. A pesar de lo potente y devastador no se registraron víctimas ni grandes daños que lamentar, gracias al trabajo en conjunto del sector privado con el estatal.

Las noticias de la noche anterior donde se daba cuenta de la destrucción y devastación causada por el fenómeno en Barbuda y San Martín, encendieron las alarmas del sector turístico dominicano y no se perdió tiempo para tratar de minimizar los riesgos para turistas y colaboradores. ASOLESTE junto a hoteleras con experiencia reubicaron a los huéspedes a propiedades más seguras, se evacuó además propiedades en su totalidad en zonas donde sabíamos que podían inundarse, se facilitaron vuelos para reducir la cantidad de turistas en el distrito y se trabajó muy de cerca con autoridades cómo el MITUR y del Ayuntamiento local que en este caso se acercaron a colaborar.

Es de destacar además la profesional labor que se vio en el personal y ejecutivos del Aeropuerto Internacional de Punta Cana, donde se mantuvo operativo tanto antes, durante y luego del paso de Irma. Es así que a las 8 de la mañana del jueves ya se estaba recibiendo el primer vuelo internacional, dando por tierra informes que aseguraban devastaciones en el destino.

Los medios de comunicación locales también se mostraron prudentes y se dedicaron a informar con veracidad y precisión, dejando de lado el afán de sobresalir con noticias negativas, mostrando la realidad de lo que pasaba, sabiendo que estábamos siendo mirados por el mundo y otros destinos competidores que se aprovecharían de cualquier anormalidad.

La peor noticia para nuestro destino, en realidad se transformó en algo positivo ya que nos demostró todo lo bueno que podemos generar trabajando juntos, mostrando la verdad, dejando de lado afán de sobresalir y figurar a costa de todo un sector.

Marcelo Ballester

3 Comentarios